lunes, 29 de junio de 2020

Redeployment

He de reconocer que cuando compré este libro de relatos, lo hice basándome más en las críticas y los premios recibidos por él que por la temática que sus páginas guardan. Y es que este libro no solo fue premiado con el National Book Award (probablemente el premio más importante que un autor puede recibir en EE.UU.) sino que todas las críticas que he leído lo han puesto por las nubes ensalzándolo como uno de los mejores libros escritos recientemente en EE.UU. Suelo ser bastante escéptico con premios y críticas desmesuradas, pero también reconozco, de nuevo, que el National Book Award es uno de los premios con más prestigio de cuantos se entregan en todo el mundo (habiendo sido concedido en el siglo XX a la mayor parte de los clásicos contemporáneos americanos). Pero era muy escéptico y comencé a leer este libro con muchas dudas y miedos porque el tema bélico, de manera directa y como eje vertebrador de un libro, no es que me apasione; me suele resultar pedante, ensalzador de militares y de valores artificialmente alabados.

Redeployment” es un libro de relatos cuyo denominador común es la guerra. Phil Klay, el autor del libro es un ex marine del ejército americano que estuvo desplegado en las guerras de Irak y Afganistán. No es de extrañar entonces que todos los relatos del libro estén directamente relacionados con esos dos conflictos bélicos que han desangrado a los EE.UU. durante las últimas décadas. Klay deja en las hojas de este libro sus experiencias personales difuminadas por la ficción, claro está, pero sin dejar de ser profundamente emocionantes.

El primer relato del libro, que además da título al mismo, me dejó frío, pero no porque fuera malo, o no me llegara a transmitir nada, sino porque como he dicho al principio todo lo que tiene que ver con la guerra narrada en un libro me da cierto rechazo. Pero esta frialdad no fue más que un simple espejismo. “Redeployment” me ha enganchado como no esperaba y como llevaba ya tiempo sin experimentar con un libro.

 Todos y cada uno de los relatos contenidos en este libro dibujan la guerra desde un punto de vista diferente y no todos sobre el terreno. Phil Klay usa en cada relato de “Redeployment” una voz narrativa diferente, desde un soldado que va y viene del frente, hasta un diplomático, pasando por un herido de guerra, un ex militar, o un sacerdote. Todas las experiencias narradas en forma de ficción y relato están llenas de verdad y tejen un tapiz en el que se ve el absoluto sinsentido de las guerras, sean donde sean y por el motivo que sean. No hay razón para matar a ninguna otra persona por ningún motivo ni en nombre de ningún derecho, y esto, de manera sucinta, se entrevé en cada relato.

Es curioso como EE.UU. ha hecho de la guerra una forma de vida y cómo adolescentes, apenas críos inmaduros son equipados con chalecos antibalas, armados con rifles de asalto cuyas balas pueden arrancar partes enteras de la anatomía de una persona, y se forman para conducir carros de combate y aviones mortales contra poblaciones a las que instruyen para odiar simplemente porque sí. “Redeployment” es eso: es el miedo plasmado en papel, el odio, la sinrazón, el querer volver a casa, el sentimiento de culpa, el no saber qué se está haciendo, los insultos, la sensación de estar perdido, la tensión ante un cruce de calles desierto en medio de una ciudad cualquiera de Irak, el sonido de una bala, de una explosión, el olor a sangre, a vísceras podridas, gritos en la lejanía, dolor.

Siempre he pensado que para meterse en el ejército hay que tener una madera especial, llamando madera a estar perturbado y tener algún tipo de trauma pendiente que necesita materializarse de alguna manera. Tras leer “Redeployment” sé que si para meterse en el ejército hay que tener la cabeza con algún tipo de tara para ir a una guerra las taras deben ser varias. De la guerra o huyes y vuelves a casa saliéndote del ejército marcado de por vida, o te pierdes aún más en un océano de odio, traumas, pesadillas y perdición. Nadie normal, con dos dedos de frente, es capaz de ir al frente, disparar un arma contra un ser humano en la distancia y volver intacto.

Redeployment” es un libro duro, con imágenes de violencia explícita, con dilemas morales profundos, con personajes cuyas almas y conciencias vagan entre las páginas intentando buscar una respuesta que les permita, un día más, seguir con su vida, sobrevivir. No puedo resaltar ningún relato por encima de otro porque todos son sobresalientes y todos de una manera u otra llevan al lector a la desazón, a sentirse incómodo con lo que está leyendo

Nunca antes de “Redeployment” había leído un libro que me llevara a la guerra de primera mano y cuya única temática fuera la guerra. Con este libro he suplido un hueco relevante en mis lecturas, pero es que ojalá las novelas bélicas, o los libros sobre guerras actuales fueran tan profundos y sinceros como lo es este. Ojalá hubiera más libros y autores como Phil Klay que no se quedaran en la autocomplacencia de pintar la guerra como un mal inevitable del mundo en el que vivimos, porque no es así. Las guerras destrozan a quienes las hacen y a quienes las sufren; solo los que las dirigen salen indemnes de un conflicto bélico. Por todo esto creo que leer este libro puede ayudar mucho a entender qué es una guerra de verdad y no a través de una película de Hollywood.

Caronte.